Colaboradores: 'El éxito literario' por Elisa Rodríguez Court

El quinqué


El éxito literario


ELISA RODRÍGUEZ COURT



" Lo peor: internet se ha convertido en un prostíbulo donde se compite mediante la autopromoción y la persecución de personas que la apoyen. Esa terrible sujeción a la búsqueda desesperada del mayor número posible de "Me gusta" bajo cada texto habla por sí misma del triunfo del mundo de las apariencias, como si teclear esta opción garantizara la calidad literaria del contenido. "

Hay mucha gente que escribe y se enfada cuando escucha decir que la literatura camina a la deriva. Una mayoría suele afirmar que la literatura está más viva que nunca. No es esta una polémica nueva, aunque en la actualidad, ya más instalados en la era digital, resurge con más fuerza. También van viendo la luz libros que abordan literariamente este tema.

Entre otros, la novela Magma de Lars Iyer, publicada recientemente en la editorial Pálido Fuego. Los protagonistas son un dúo cómico, dos escritores que se saben fracasados y que, no obstante, se autopromocionan. En última instancia denuncian, con gran sentido del humor, el actual panorama literario y la mercantilización y banalización de la literatura.

Ya en otro texto escribió Lars Iyer con cierta ironía: "Decir que la Literatura ha muerto es a la vez empíricamente falso e intuitivamente cierto". Me parece un pensamiento lúcido, pues por un lado es verdad que hoy la proliferación de lectores y escritores se ha visto aumentada con el crecimiento de internet. Disponemos de bibliotecas enteras en los móviles y libros a los que se accede en tabletas con solo mover un dedo. Sin embargo, por otro lado, se ha desvanecido, en general, nuestra creencia en la Literatura como excelencia. La prosa, convertida en un producto más del mercado y al alcance de todos, se socializa en igual medida en que se degrada.

Hoy cualquiera escribe y ser novelista se suele considerar un hobby. Importa antes publicar que la calidad del libro. Venden más las novelas facilonas. Prevalece el desprecio por la lectura literaria frente a las revistas de cotilleo. Triunfan autobiografías y novelas solo porque las escriben personajes mediáticos que nada tienen que ver con la literatura... Lo peor: internet se ha convertido en un prostíbulo donde se compite mediante la autopromoción y la persecución de personas que la apoyen. Esa terrible sujeción a la búsqueda desesperada del mayor número posible de "Me gusta" bajo cada texto habla por sí misma del triunfo del mundo de las apariencias, como si teclear esta opción garantizara la calidad literaria del contenido.



Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!