Teatro - 25/01 y 26/01: 'Lúcido' en el Teatro Cuyás de Las Palmas.

Teatro - 25/01 y 26/01: 'Lúcido' en el Teatro Cuyás de Las Palmas.


(23/01/2013)

La Compañía Teatro de la Danza de Madrid presenta, este próximo fin de semana, la obra LÚCIDO, dirigida por Amelia Ochandiano, en el Teatro Cuyás de Las Palmas. 

Los horarios de representación son los siguientes:

Viernes 25/01 a las 20.30h.
Sábado 26/01 a las 20.30h.

La obra tiene una duración aproximada de 1 hora y 45 minutos (sin pausa).

Las entradas, cuyos precios oscilan entre los 12 y los 21 euros, se pueden comprar a través de este enlace...ENTRADAS

LÚCIDO


Sinopsis

Lucrecia vuelve a casa de Teté, su madre, donde vive con su hermano Lucas. Ahora y después de 15 años de ausencia y silencio, viene a buscar “lo que es suyo”. Esta exigencia de Lucrecia despertará en Teté las peores pesadillas y aflorarán todos los secretos y las mentiras del pasado. Un juego entre sueños y realidades donde nada es lo que parece.


Personajes y actores

Isabel Ordaz es TETÉ (Madre de Lucas y de Lucrecia) 
Alberto Amarilla es LUCAS (Su hijo 30 años)
Itziar Miranda es LUCRECIA (Su hija 35 años)
Tomás del Estal es DARÍO (Amigo especial de Teté)

La Obra

(Texto de la directora Amelia Ochandiano)

(...)
Rebuscando en una librería hace cosa de un año descubrí a Rafael Spregelburd. Compré un libro suyo, quede atrapada por la inteligencia, compromiso, originalidad y carpintería teatral de sus textos y a partir de ahí he leído todos los libros de su autoría que he podido conseguir. Pero un
día leí LÚCIDO y ya no pude sacármelo de la cabeza.

Creo que un autor como Spregelburd debería estar más a menudo en nuestros escenarios y uno de nuestros deseos es contribuir en la medida de nuestras posibilidades a llenar esa ausencia. Si bien es cierto que me pasa con un buen número de autores, esta vez el flechazo con la escritura de este autor ha sido definitivo.

LÚCIDO es un texto divertido, sorprendente, emocionante y comprometido. Una comedia casi policiaca que se convierte en melodrama, y que habla de la pérdida, del sacrificio, del arepentimiento, del consuelo que producen los sueños y del poder curativo del arte. Todos estos ingredientes hay que saber mezclarlos con acierto para dar con el “tono” adecuado de la obra, un tono que sepa conjugar lágrimas con carcajadas, sonrisas con dolor y ritmo con silencios, sueños bailados, sueños sufridos y verdades dolorosas.

Todos estos requisitos son mucho más que un aliciente para un director de escena, que además produce, para embarcarse en un nuevo proyecto. Y aunque el reto es grande, sé que cuento con los actores perfectos para conseguirlo o al menos para intentarlo con la mayor honestidad y el mayor entusiasmo. Mi agradecimiento por adelantado.



No corren buenos tiempos para nadie, pero precisamente en tiempos de crisis es cuando más hay que dejarse llevar por los deseos más íntimos y compartir con los demás aquello en lo que, de verdad, creemos, y compartir con el público la cantidad de emociones y reflexiones que propone esta función.

En tiempos como lo que nos está tocando vivir está cada vez más claro que hay que definir posturas, por ello nuestro compromiso se encamina en estos momentos a la puesta en escena de este maravilloso texto contemporáneo, intentando trasladar al escenario toda la emoción que yo isma y mi equipo más cercano hemos sentido al leer esta función.
Amelia Ochandiano


Más información:

http://www.teatrodeladanza.com/

http://www.teatrocuyas.com/modules.php?mod=portal2&file=ver_agenda&id=58&info=1





Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!