Música - 11/02: La Orquesta de Cámara de Mahler en Las Palmas


Música - 11/02: La Orquesta de Cámara de Mahler en Las Palmas

La Orquesta de Cámara de Mahler y el Coro Monteverdi al frente de Gardiner llegan al Festival de Música de Canarias.

Sábado 11 de febrero de 2012 a las 20:30 en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas

Fuente: Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias

Considerada por la crítica como una de las mejores formaciones del mundo, ofrecerá un programa dedicado a Schumann los días 10 y 11 de febrero en Tenerife y Gran Canaria, respectivamente.

La 28 edición del Festival de Música de Canarias entra en su recta final con la presencia, sobre los escenarios de los dos auditorios capitalinos, de la Orquesta de Cámara de Mahler, dirigida por Sir John Eliot Gardiner, quien también estará al frente del coro Monteverdi, fundado en 1964 por el propio director, formación vocal famosa por su apasionada, comprometida y virtuosa manera de cantar. Juntos ofrecerán al público del Certamen un concierto dedicado a Robert Schumann, el 10 de febrero, en Tenerife y el día 11, en Gran Canaria. El programa lo integran el Requiem para Mignon, la Sinfonía nº4 y la Canción Nocturna.

Sir John Eliot Gardiner al frente de su coro y de la Orquesta de Cámara Mahler concentra en este concierto toda su mirada en un trocito de la creación sinfónica de Schumann, en concreto, una sinfonía y tres obras sinfónico-corales, en una propuesta musical que responde al impulso de difundir el repertorio menos conocido de Schumann. El propio Gardiner ha manifestado que su objetivo «ha sido ayudar a desmentir ciertos mitos como el de que Schumann era un aficionado con talento que no sabía orquestar ni trasladar la poesía de su música para piano solo y Lieder en plenas formas orquestales».

En este sentido, el romántico Schumann ha sido más reconocido por su labor como crítico musical y como compositor de piezas para piano y de Lieder que por sus obras orquestales. Sus sinfonías, conciertos, su ópera Genoveva, oratorios, obras corales, y música de cámara tienen relativamente poca presencia. 

Las obras del concierto programado por el Festival de Canarias están escritas en la década de los cuarenta, quizás los años más felices del compositor desde que en 1840 viera realizado el gran sueño de su boda con Clara Wieck. A sus 31 años (1841), puede decirse que había alcanzado plena madurez creadora. Repleto de plenitud vital y de ideas, Schumann abordará por primera vez el género orquestal seguro de tener algo propio que expresar, trascender y comunicar, mostrándose, como siempre, un compositor original. 

Exceptuando la sinfonía escrita en 1841, Réquiem por Mignon, Nachtlied y Manfred fueron escritas en 1849, un año fecundo en la vida creadora de Schumann a pesar de atravesar ciertas experiencias tristes que le llevarían a otra gran crisis depresiva, tras el vacío que le dejara la muerte de Mendelssohn -su gran amigo y compañero musical-, acaecía la de su hermano Carl y el estallido de la revolución en Dresde, de la cual huyó atemorizado. 

Las tres obras fueron compuestas para coro y orquesta y son una buena muestra del conocimiento y la formación literarios del compositor al emplear obras o temas provenientes de la literatura. Los elementos temáticos que le sirven de fuente, la enigmática Mignon y su temprana muerte, el desesperado y arrepentido Manfred y los espíritus a los que invoca para su salvación, la noche, representan, según la experta Gracia Terrén, "de alguna manera cierto grado de irracionalidad y, por extensión, ese gusto propio de la época por lo incontrolado, sobrenatural, misterioso y oculto que tan bien sintoniza con Schumann, prototipo de compositor romántico". Para Terrén, "Aún siendo una autoridad indiscutible del género del Lied, Schumann no es un autor trascendental en el campo de la música coral (como lo fuera, por ejemplo, Brahms) y suele enfocar estos trabajos como prolongaciones o ampliaciones de su producción liederística como es el caso de Réquiem por Mignon, op.98b, una composición para solistas, coro y orquesta".

Nachtlied (Canción nocturna), op.108 es una de las más conocidas obras corales de Schumann y, quizás, la más importante de las obras breves. Compuesta en unos pocos días, la música de Schumann es un marco incomparable del verso lírico de poeta Friedrich Hebbel (1813-1863). La pieza -"Dem Dichter gewidmet" (Dedicada al poeta)- está ambientada en un clima nocturno y onírico, como la noche misma.

Sinfonía núm. 4, en re menor, op. 120 (versión de 1841)

La historia de la composición de esta sinfonía fue desde su origen algo controvertida. La partitura fue criticada por poseer "una textura muy espesa". Schumann retiró la partitura de los conciertos e impidió que se editara. Diez años después, en 1851, Schumann vuelve a aquella primitiva segunda sinfonía, sometiéndola a su revisión, reelaboración y posterior edición. Es así cómo la que cronológicamente había sido la segunda pasó a ser la Sinfonía núm. 4, en re menor, op. 120. "Además de expandirla y dotarla de un carácter más solemne, las modificaciones afectan, sobre todo, a la orquestación y la textura, así como a algunos aspectos de la notación o simplemente las indicaciones de tempo que cambió del italiano al alemán para darle un carácter más nacional", comenta Terrén en el programa de mano que acompaña a este concierto. Esta segunda versión fue estrenada por el propio compositor en 1853 en Düsseldorf y esta vez, sí obtuvo gran éxito. La versión revisada de 1851 es la que se interpreta más frecuentemente a pesar de ser, precisamente, obras problemáticas en lo que al concepto de instrumentación se refiere. 

Sir John Eliot Gardiner 

Es uno de los directores más versátiles de nuestro tiempo y está reconocido como uno de los referentes en el panorama musical actual. Es el fundador y director artístico del Coro Monteverdi, los English Baroque Soloists y de la Orchestre Révolutionnaire et Romantique. Además de las actividades con sus propios grupos, John Eliot Gardiner participa habitualmente como director invitado con las orquestas sinfónicas más importantes, entre las que se encuentran las Filarmónicas de Viena y Berlín y la Orquesta Sinfónica de Londres. Su repertorio está compuesto por cerca de 250 grabaciones con las mejores agrupaciones musicales europeas, habiendo recibido numerosos premios internacionales. Recientemente ha lanzado al mercado grabaciones de la Cantata de Peregrinación de Bach y las sinfonías de Brahms con su sello discográfico, Soli Deo Gloria.

La Orquesta de Cámara Mahler 

Esta formación pasa cerca de 200 días al año de gira. El grupo dio un gran paso pocos meses después de su fundación - en 1997 - con una producción de Don Giovanni, de Mozart, en el festival de ópera de Aix-en-Provence bajo la dirección de Claudio Abbado. Desde entonces, la MCO ha actuado por todo el mundo, presentándose en los centros musicales más importantes, así como en exclusivos festivales desde el Polo Norte al Mar Rojo. Cuando la MCO hizo su debut en el Teatro Real de Madrid en 2008 con Fidelio, de Beethoven, bajo la dirección de Claudio Abbado, Le Monde la denominó "la mejor orquesta del mundo".

Los 45 miembros de la MCO provienen de 20 países diferentes y viven repartidos por toda Europa. Además de su plantilla fija, la MCO trabaja con una cuidada selección de músicos que se unen a la orquesta en función de cada proyecto; por esto, la orquesta es capaz de interpretar un amplísimo repertorio al más alto nivel ¿ desde la música de cámara a grandes sinfonías, desde el barroco a la música contemporánea, desde óperas en versión de concierto a producciones escénicas o proyectos de fusión. La MCO es una orquesta autosuficiente y sus fondos proceden de los ingresos en taquilla, la donación y el patrocinio; está organizada democráticamente y su órgano directivo, con sede en Berlín, está compuesto por la plantilla de la orquesta y una comisión

En la primavera de 2011, la MCO fue nombrada Embajadora Cultural de la Unión Europea. Con la multinacionalidad de sus miembros y el carácter internacional de sus actividades, la MCO promueve el diálogo intercultural y la movilidad de las artes y la música por encima de las fronteras. Además de la gran cantidad de proyectos educativos en los que participa, la MCO sigue implicándose en su comunidad y en los trabajos sociales. Junto con su fundador, Claudio Abbado, otra figura importante en la historia de la MCO ha sido Daniel Harding, quien a sus 22 años fue nombrado Director Principal Invitado; en 2003 se convirtió en Director Musical, y en 2008 fue nombrado Director Principal. En el verano de 2011, la orquesta decidió unánimemente otorgarle a Harding el título permanente de Director Honorífico. 

El Coro Monteverdi, fundado en 1964 por Sir John Eliott Gardiner, es famoso por su apasionada, comprometida y virtuosa manera de cantar. Durante los últimos cuarenta y cinco años ha sido elogiado como uno de los mejores coros del mundo, destacando por su habilidad para cambiar de compositor, lenguaje e idioma con una total credibilidad estilística. El ensemble es, además, un fantástico campo de entrenamiento para las futuras generaciones de cantantes corales y solistas: los miembros del Coro suelen dar el salto a la interpretación de partes de solista, y muchos de sus componentes han tenido carreras espectaculares como solistas. Desde 2007, el "Esquema de Aprendizaje Monteverdi" ha añadido una interesante nueva dimensión al perfil del Coro. Su primera colaboración con la Orquesta de Cámara Mahler les llevará a recorrer España e Italia.

Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!