13/10/2010 - Exposición de Fotografías y Cianotipias de Francisco Fernández.


Exposición de Fotografías y Cianotipias de Francisco Fernández.

Desde el 13 de octubre hasta el 10 de noviembre, en la Tetería Absentería Hada Verde (Luis Morote 57, zona de la Playa de las Canteras), el fotógrafo Francisco Fernández expone una colección de fotografías y cianotipias.

Francisco Fernández estudió fotografía en su Granada natal y se licenció en Geología por la Universidad de Granada. Es periodista gráfico y ha colaborado con varias Universidades (Madrid, Barcelona, Granada y Huelva) en la realización de fotografía científica para la publicación de libros y revistas de investigación.
Profesor de Fotografía desde 1989, ha impartido numerosas conferencias y cursos sobre temas relacionados con el procesado de alta calidad en blanco y negro, procesado de cianotipias y procesos antiguos, técnicas de reproducción de obras de arte y técnicas de fotomacrografía, entre otros.

Fotógrafo del Museo Nacional de Arte Hispano Musulmán y la Alhambra, ha realizado exposiciones en Madrid, Huelva, Gran Canaria, Teruel y Azores, siendo el primer fotógrafo que expuso en el Museo Thyssen, durante los actos de la noche en blanco de 2006. Se introdujo en la técnica de la platinotipia de la mano de Isabel Muñoz, una de las personas más cualificadas, a nivel mundial, en Platinotipias y Cianotipias, no sólo por la calidad artística de sus imágenes, cargadas de matices, sino también por ser pionera en la realización de Platinos perfectos de grandes dimensiones, incluso en color. 

Los platinos son muy apreciados por fotógrafos y coleccionistas de arte, debido a sus calidades tonales y a su permanencia o estabilidad temporal. La gama de grises intermedia entre un extremo negro y otro blanco, es casi imposible de superar por otros procesos similares, manteniendo la estabilidad de las imágenes durante varios siglos, sin merma de calidad. 


CIANOTIPIA



Fuente: Wikipedia

Cianotipia es un antiguo procedimiento fotográfico monocromo, que conseguía una copia en color azul, llamada cianotipo. Con el nombre de ferroprusiato se utilizó mucho en la copia de planos de arquitectura.
El astrónomo inglés Sir John Herschel inventó este procedimiento en 1842. Aunque Herschel lo ideó, fue la botánica británica Anna Atkins, la que lo puso inmediatamente en práctica. Atkins publicó una serie de libros documentando helechos y otras plantas, cuyas ilustraciones eran copias azuladas o cianotipos. Por su serie British Algae, de 1843, Anna Atkins es considerada como la primera mujer fotógrafa.
El proceso utiliza dos compuesto químicos:
Citrato de hierro
Ferricianuro de potasio
De su mezcla resulta una solución acuosa fotosensible, que se utiliza para recubrir un material(normalmente papel). Una imagen positiva se produce exponiéndola a una fuente de luz ultravioleta (como la luz solar) con un negativo. La luz ultravioleta reduce el hierro(III) a hierro(II). A esto le sigue una reacción compleja del hierro(II) con ferricianuro. El resultado es una sustancia insoluble al agua, de color azul (cian) (ferricianuro férrico) conocido como azul Prusia o Turquesa.

El procedimiento

En un procedimiento normal se mezclan en igual cantidad una solución al 8% de ferricianuro de potasio y una solución al 20% de citrato de hierro. Esta solución fotosensible se aplica a una superficie (como papel) y se deja secar en la oscuridad. Las cianotipias pueden ser impresas en cualquier superficie capaz de absorber la solución de hierro. Aunque el papel es el medio preferido, se han utilizado otros materiales.
Al exponer la superficie a la luz ultravioleta, el hierro en las áreas expuestas se reduce cambiado el papel al color azul (cian) que da nombre al procedimiento. El cambio de color depende de la cantidad de luz, pero pueden obtenerse resultados aceptables tras una exposición de 10 a 20 minutos en un día soleado. Las impresiones pueden hacerse con negativo de gran formato, y película litográfica, o cualquier objeto cotidiano puede utilizarse para producir fotogramas. Después de un enjuagado final que elimina las sustancias solubles del papel y sólo queda el colorante azul formado. El proceso puede acelerarse sumergiendo la impresión en una solución al 3% de agua oxigenada (peróxido de hidrógeno).

Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!